¿Por qué necesitamos la Cirugía Basada en la Evidencia dentro de la Oftalmología?

tl;dr

  • La Cirugía Basada en la Evidencia (CBE) se define como la integración de la mejor evidencia investigativa, preferencias/valores de los pacientes, disponibilidad de recursos de salud y finalmente nuestro expertise quirúrgico.

  • Nos ayuda a evaluar sistemáticamente innovaciones para saber no sólo si son buenas y válidas, sino si son apropiadas para nosotros.

 

“Yo Puedo Hacer Eso”

Recuerdo que me encantó la técnica de este Dr., parecía tan práctica, la hacía con tanta elegancia, que no me cabía duda que era una mejor forma de fracturar el núcleo. Pensé: “Todo el mundo trata de evitar crear un volcán, pero con esta técnica, si cualquier cosa pasa, hay menos material cristalineano para irse a segmento posterior.” El cirujano lo confirmó cuando le pregunté las ventajas. Mi primer caso haciendo la técnica por mi propia cuenta, fue el último. Resulta que a veces, no hay que pensar “Yo puedo hacer eso” sino preguntar “¿Debo hacer eso yo?”

¿Te ha sucedido alguna vez que regresas del congreso con un montón de ideas sobre cómo abordar  X o Y situación? Quizás es, un instrumento nuevo, un insumo ó LIO revolucionario ó una técnica innovadora. ¿Cómo decides si todo lo que aprendiste es bueno y vale la pena?

Medicina Basada en Experiencia

En el pasado, los cirujanos operábamos solos. Quizás yo sentía que si suturaba la herida de derecha a izquierda siempre, tenía menos seidel posquirúrgico, así que siempre lo hacía igual. En los casos complicados donde no podía suturar en esa posición, batallaba y veía más seidel al día siguiente. A simple vista se veía que lo correcto era suturar de derecha a izquierda prevenía el seidel. La experiencia primaba y por mucho tiempo, estas observaciones fueron el vehículo sobre el cual avanzaba la cirugía. La realidad es que éramos pocos cirujanos en cada ciudad ó estado, así que en cierta forma el mercado determinaba si tus técnicas servían. Los cirujanos malos se quedaban sin pacientes. Los cirujanos buenos, tenían dinero para viajar y aprender nuevas técnicas de cirujanos excepcionales y famosos.

En los siglos XIX y XX, se formaron sociedades donde los cirujanos podían presentar, defender y discutir sus innovaciones y eventualmente estas sociedades se convirtieron en revistas y congresos prestigiosos. La información viajaba lo suficientemente lento como para que todos supieran si realmente algo funcionaba antes de ponerlo en práctica. Esa ya no es la realidad del cirujano de hoy. Si bien es cierto, que tenemos métodos más sofisticados y preguntas mejor diseñadas, la información es tan amplia y abundante que puedes tener 3 o 4 “buenas opciones” para cualquier punto de decisión quirúrgica y más que saber si algo es bueno, hay que saber si algo es bueno para tí.

Aquí es donde se hace tan relevante la Medicina Basada en Evidencia (MBE).

Medicina Basada en Evidencia

La MBE nos permite tomar decisiones que en vez de estar basadas en las experiencias de una sola persona aislada; están respaldadas por las experiencias, denominadas como observaciones, de varias personas bajo condiciones comparables. Esta riqueza de experiencias nos obliga a definir mejor nuestras preguntas, pensar mejor nuestros objetivos de evaluación y contextualizar mejor nuestras aplicaciones de lo aprendido.

La Cirugía Basada en la Evidencia (CBE) se define como la integración de la mejor evidencia investigativa, preferencias/valores de los pacientes, disponibilidad de recursos de salud y finalmente nuestro expertise quirúrgico. En la CBE, nuestras decisiones se fundamentan en estos 5 pilares: preferencias del paciente, investigación, recursos de salud, contexto clínico (académico, zona de guerra, países en desarrollo), y finalmente integración (de los cuatro pilares anteriores con nuestra educación, preparación y destrezas quirúrgicas).

La CBE obliga al cirujano a preguntarse en primer lugar si lo que lee ó escucha en un congreso es una pregunta de investigación válida; en segundo lugar si los resultados ó respuestas que se le presentan son válidas; y finalmente, si puede o debe aplicar estos resultados a sus propios pacientes. Para responder a estas preguntas, establece una metodología en la que se: 1) Utiliza una situación clínica para construir una pregunta relevante que puede ser respondida; 2) planea y ejecuta una búsqueda bibliográfica de la mejor evidencia externa; 3) evalúa críticamente la validez y aplicabilidad de la respuesta; 4) aplica la evidencia a la práctica clínica y, 5) evalúa el desempeño propio.

Las temporadas cambian, y las herramientas también

En diferentes etapas de nuestra vida profesional las herramientas que tendremos a nuestra disposición cambiarán. Algunos de los cambios se deberán a los recursos que tenemos disponibles; otros cambios al avance de la tecnología, ó presión del mercado. Lo importante será poder evaluar de una forma sistemática, cuáles son los beneficios que logramos con una tecnología ó técnica nueva; para de esta forma ser rigurosos con nuestras evaluaciones.

Jason A. Penniecook, MD, MSc, SQIL
Sígueme en:

Jason A. Penniecook, MD, MSc, SQIL

Oftalmólogo con estudios de salud pública ocular, calidad de atención y seguridad del paciente; experimentado en medicina académica, oftalmología internacional y salud pública. Interesado en transferencia de destrezas quirúrgicas, aprendizaje integrado y del adulto. Comprometido a eliminar la ceguera evitable por medio de la excelencia en investigación, atención clínica y educación.
Jason A. Penniecook, MD, MSc, SQIL
Sígueme en:
2019-11-18T18:20:51+00:00

Dejá un comentario